Ingeniería de producto: Musas, sociedad y técnica.

En la aventura del día a día industrial nos encontramos con la necesidad cada vez más acuciante de innovar. Esta necesidad no es sino la traslación de una realidad social que nos impone el seguir compitiendo y avanzando por escalar en la tan socorrida pirámide de Masslow. Diseñar es exactamente eso, avanzar, encontrar nuevas vías, soluciones a problemas, resolver encrucijadas, pero en todo momento teniendo presente la reflexión.

Cada día le encuentro más sentido a una frase que muchos diseñadores e ingenieros olvidamos que es:

“Diseñar no es una acción, es una actitud”

Es esa actitud, la que ha de definir a los que vivimos del diseño e ingeniería de producto. Diseñar conlleva ser metodológico y no dejar nada al azar, pues se diseña por y para personas, pero no nos olvidemos que hay que ganarse la vida y ello conlleva maximizar esa productividad y no dejarla en manos de musas. Es por ello que cuando la inspiración no llega existen medios para poder solventar los problemas que a los diseñadores e ingenieros de diseño se nos plantean. No solo eso, sino que cada día se desarrollan nuevas herramientas que nos ayudan a maximizar nuestras capacidades y que hasta hace unos años parecían ciencia ficción y como ingenieros o diseñadores de producto hemos de conocerlas para dar valor a nuestra actividad y para hacernos la vida más fácil y ganar relevancia en la evolución de nuestras empresas.

Hace años que las herramientas y suites de gestión del diseño nos ayudan a elaborar diseños mucho más efectivos, mucho más eficientes, mucho más rentables y sobretodo hacer esto de una manera increíblemente más rápida. Y aunque siempre hablemos de las mismas porque son las que más se venden y más instauradas en el mercado estén existen una gran cantidad de programas que os invito a conocer en el siguiente link:

http://bit.ly/1alzvan

Los años de Autocad pasaron a la historia. Las empresas no pueden depender a día de hoy de la misma infraestructura tecnológica que hace 15 o 20 años, y esto ocurre por supuesto también con el diseño e ingeniería de producto.

Herramientas como Solidworks, CATIA, NX, Proengineer, Solidedge, Inventor, etc… son herramientas que han demostrado sobradamente que ayudan al responsable de desarrollo a maximizar su valor en la empresa y hacer de esta una empresa más productiva.

Las tasas de optimización de los procesos pueden reducirse hasta en un 90% en algunos casos frente a la manera de trabajar tradicional.

No obstante, aunque son cada día mas empresas las que optan por adoptar estas herramientas, existen aún millones de empresas en este país que se muestran reticentes y muchas de ellas lamentablemente se dan cuenta demasiado tarde.

Mi consejo tanto para empresas ya establecidas y con solera como para los recién llegados al mundo empresarial, es que apuesten por el diseño, la innovación y el desarrollo. Implanten un departamento de diseño y desarrollo o subcontraten el servicio de forma externa, lo importante es generar diferenciación y hacerlo lo más rápido y eficientemente posible. En resumen, apuesten por la implantación de nuevas herramientas que les hagan ser rentables y que hagan que la empresa se pueda centrar en lo importante, diseñar y generar nuevos productos  que le aporten valor y hagan que crezca.

Deja una respuesta

¿Cómo podemos ayudarle?

Póngase en contacto con nosotros ahora mismo o envíenos una consulta online, estaremos encantados de atenderle.

Looking for a First-Class Business Plan Consultant?

Esta web utiliza cookies analíticas para mejorar la experiencia del usuario.
Hablanos por Whatsapp